Reflexiona con María

(Pequeños extractos de los mensajes de la Virgen María que nos pueden ayudar a reflexionar y a mejorar nuestra vida diaria)

 Muchos se preguntan: ¿Por qué la Madre de Dios está manifestándose en tantos lugares, de tantas formas y maneras? ¿Qué es lo que pasa? Es muy sencillo hijos míos, el mal se derrama por el mundo. En la libertad total que tenéis, podéis decidir. Os asustáis al escuchar a un hermano decir que el mal está dominando el mundo. ¿Es que veis lo contrario? ¿Es que sentís que el bien está en todas partes?(16.9.93)  

 Hijos míos, ¿cuántas veces os he pedido que penséis, que reflexionéis sobre el momento de la partida? ¿Cuántas veces, hijos míos, os he aconsejado que penséis en ello? Si tomaseis conciencia de esa realidad que os empeñáis en mantener oculta, tendríais un actuar más correcto y más sincero con los demás.(29.9.94)

 Habláis a menudo del amor de Dios; cantáis al amor de Jesús; en más de una ocasión habéis afirmado con vehemencia que el remedio para los males del corazón, para esas almas dormidas aún, es el amor, pero yo os pregunto: ¿Amáis acaso? ¿Sabéis lo que es amar? ¿Cómo vais a entender el amor de Dios por sus hijos, si no sois capaces de amar de corazón, libres totalmente de egoísmos e intereses? (9.2.95)

 Buscáis a Dios en lo sobrenatural y por eso no le percibís; hijos míos, Dios está junto a vosotros, Dios está en vuestro trabajo, en toda vuestra vida; no esperéis a que las llamadas de Dios sean a través de esas enfermedades que os asustan, de esas partidas de seres queridos que tanto duelen; no esperéis a que Dios vuestro Padre que os quiere recuperar, toque a vuestra puerta con esos toques de atención; y Dios sigue tocando a vuestro corazón y seguís con miedo a responder. ¿A qué teméis? ¿Qué es lo que teméis de Dios? Vuestras almas están en juego hijos míos, vuestras almas están descuidadas; cuidáis vuestros cuerpos y descuidáis el ser que os da vida. Cuanto antes os decidáis a confiar en Dios, antes seréis libres.(18.1.96)

Vergüenzas sólo para obrar el mal, no tengáis vergüenzas para hacer las cosas bien hechas. Os da más vergüenza ayudar a alguien o hablar de Dios que criticar al hermano.(15.5.97)

 Muchas veces os oigo decir: "Siempre me pasa lo mismo", "¿por qué siempre me pasa la mismo?"; y yo os pregunto: ¿Por qué siempre buscáis consuelo en el mundo y no alzáis vuestra vista a los cielos buscando en Dios esa ayuda que no encontráis? Todos mis hijos son probados de muchas formas. Os necesitan en el Reino, pero no sois conscientes de vuestra naturaleza divina, se os escapa esa realidad con suma facilidad, el mundo os ahoga, os hace dormir, os hace envilecer.(5.2.98)

 ¿Cuántos mensajes más necesitáis? Ya recibida la palabra de Dios hace tanto tiempo, ¿por qué os mantenéis sordos? ¿Por qué permanecéis ciegos? ¿Por qué ese entusiasmo vivo del principio se apaga? ¿Por qué la basura que el mal hace caer encima de vosotros permanece cubriéndoos continuamente? ¿Por qué nos os sacudís de una vez y por todas tanta miseria? Y Dios sigue estando ahí esperando, pero Dios no tiene límites. Misericordia de Dios estáis viviendo. Estáis ciegos hijos míos, no valoráis lo que tenéis, no dais gracias a Dios como debierais.(11.11.99)  

página principal