Orden y limpieza

 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón) 

 

(extraído del mensaje del 19.3.09)

Quiere Jesús pediros algo. Jesús quiere veros avanzando, limpiando de manera eficaz vuestras almas, y de manera eficaz significa que se mantengan limpias más tiempo de lo que se mantienen limpias. Jesús os aconseja que ordenéis vuestras vidas, que le pongáis en primer lugar, pues Él os asegura un orden que beneficia el alma, mas añade Jesús, en estos días, quiere veros ordenando vuestro entorno, limpiando vuestro entorno. Jesús se refiere a que ensayéis con lo que tanto valoráis, lo material, lo humano. Limpiad vuestros hogares, ordenad esos armarios, quitaos de encima lo que realmente ocupa lugar sin necesidad cuando hay tanta gente necesitada. Haced tarea de limpieza en estos días. Blanquead esas paredes, colores tenues dice Jesús, Jesús se refiere a que son contagio de alegría para algunos, sin embargo, blanquear iría mejor con el blanco que con cualquier otro color por tenue que sea, y esta opinión es mía, mas Jesús, el dueño de los colores os da la idea.  

Quiere Jesús veros adecentando vuestro entorno, limpiándolo y ordenándolo y ¿por qué os pide Jesús esto? cuando Jesús os pide tareas para el alma bien poco que hacéis, cuando Jesús os pide tareas más al alcance de lo que normalmente soléis hacer parece que os aliviáis. Tarea pues para el alma que se refleja en la limpieza de vuestro entorno. Orden, limpieza, blanquead vuestra alma blanqueando vuestro entorno, entended bien ese blanqueo como una limpieza fundamentalmente de vuestro interior. Jesús sabe que si os ponéis a ordenar, a recoger, a pintar, el alma se contenta, pues distraídos limpiando, ordenando, el alma también encuentra cause para ordenarse y limpiarse. Probad y veréis cómo el agotamiento físico libera al alma. La mente ocupada en tareas sencillas deja libre al alma para crecer... me dice Jesús que Él pintará con vosotros con brocha gorda, dice Jesús, pero también con fino pincel... haced como se os dice, Jesús quiere veros en estos días ordenando esos vuestros sitios, vuestros hogares, adecentándolos, haciéndolos, en definitiva, más dignos, pues Jesús también os acompaña en este mundo y bien se merece estancias un poquito más cuidadas, menos cargadas de lo que es innecesario... y Jesús dice, muy poco os pido aún, a ver cómo respondéis...

(extraído del mensaje del 26.3.09)

 …os recuerdo que Jesús os pedía que ordenaseis vuestro entorno, que limpiaseis vuestro lugar, digamos, de movimiento más frecuente, vuestros lugares de trabajo también cuentan, vuestras casas, vuestras habitaciones; algunos se han dado mucha prisa, han vaciado los armarios, y los han vuelto a llenar, pero algo han quitado, otros aún están esperando ¿a una mayor urgencia en la petición de Jesús, quizá? ¿estáis esperando que Jesús se acerque os diga al oído “ordena tu cuarto”, “pinta las paredes de tu casa que no son dignas para que yo entre en ella”? ¿quizá, algunos estén esperando algo más personal? Jesús habla para vosotros, habla al corazón y Jesús habla para el corazón de todos porque en el corazón está, pero en este lugar, en el que tiene el detalle de aconsejaros determinadas acciones, con el objetivo de beneficiar vuestras almas, no hagáis oídos sordos, aprovechad bien de lo que os proponga, de las tareas que os proponga y llenaos de entusiasmo, pues aunque algunos, es verdad, le han contentado con un entusiasmo claro estos días, hay muchos que no se han entusiasmado, que no se han puesto las pilas, como decís, que no se han tomado muy en serio Su consejo. Algunos han pedido más días, tanto desorden tienen que los días se hacen pocos; por supuesto que días hay mientras Él los vaya dando, y si Jesús, que es Dios, os va regalando los días, ¿por qué no hacéis en esos días como Él os está pidiendo? Pues, quizá, estéis llenando los días con otras tareas menos importantes, y así estáis dejando de contentar a Jesús.

  Jesús entiende, comprende cómo estáis, a la perfección, para eso es Dios, pero porque es Dios y os ofrecéis a Él muchas veces diciéndole que estáis para lo que Él quiera, os prueba. Quizá estéis ocupados con vuestros trabajos, con tareas puntuales que se os encargan, pero no descuidéis la tarea que Jesús os ponga, cuando os la ponga. Si Jesús os ha pedido que ordenéis, ordenad vuestra vida, y Jesús os garantiza que ese orden dará frutos de orden en vuestra alma.  

Jesús va a sacar partido de vuestra obediencia como no podéis imaginar. Poned entusiasmo, los que no han puesto entusiasmo aún, en las tareas de orden y limpieza, y aquellos que están entusiasmados mantened el entusiasmo, y mantened contento a Jesús con esa ilusión de recoger, de embellecer, esos entornos vuestros, que muchas veces compartís con otros. Fijaos qué alegría dais a los que con vosotros conviven cuando comprueban que estáis ordenando vuestros lugares de reposo, vuestros lugares de actividad. Contentáis a Jesús antes que a nadie, pero a los demás también los contentáis... me dice Jesús que en todo se pide orden, que la vida sin orden es difícil de enderezar… cuando uno vive con desorden es muy fácil salirse del camino que se marca como bueno y hay muchos descuidos debidos al desorden en el vivir.

 Esta tarea del orden, de la limpieza, no es una tarea sin más, recomendada por su beneficio a nivel humano, que lo tiene, es recomendada por el beneficio espiritual que va a aportaros, y preguntaréis ¿qué beneficio puede tener limpiar un armario, recolocar las cosas, para mi alma? si Jesús dice que lo tiene es que lo tiene, no lo dudéis, pues el alma es de Dios, el alma la gobierna Dios, pero el alma tiene que salvarse llenándose de gracias y esas gracias las da Dios y si Jesús va a premiaros beneficiando vuestras almas, no dudéis de que lo que se os pide es en realidad un tesoro para vosotros, porque fijaos, que Dios os proponga limpiar un cuarto de baño a cambio de limpiar Él un rinconcito de vuestra alma, fijaos... me dice Jesús ¡qué chollo!... porque es más difícil limpiar el alma que limpiar una casa, que blanquear sus paredes. Si Jesús os dice que blanqueando las paredes de vuestro hogar, o pintándolas de colores tenues, os decía hace pocos días, Él blanquea las paredes de vuestra alma, aprovechad, pues en realidad es un trato que os beneficia muchísimo más a vosotros que a Él en el trabajo que supone.

 Os cuesta reconocer algunas culpas, os cuesta eliminar el rencor... me dice Jesús que hay rincones del alma que no queréis revisar, que habéis decidido desde hace mucho tiempo no revisarlos… pero esos rincones están ahí y aunque hayáis querido olvidar, cuando ese olvido no va acompañado de amor y perdón verdadero, no habrá verdadero olvido. Esos rincones, que sucios están en vuestra alma y que habéis mantenido apartados de vuestra conciencia, hay que limpiarlos también. Jesús ya está preparado para limpiar. Limpiad vosotros vuestro entorno y Él limpiará vuestra alma. Fijaos, hará por vosotros lo que vosotros no hacéis bien o no queréis hacer bien.  

Quizá a algunos siga resultando violento que Jesús haga como de juego con estas cosas. Suenan a juegos pero no lo son. En realidad, Jesús os quiere alentar en los caminos que lleváis que se os vuelven tan pesados. Cuántos os quejáis en esas vuestras oraciones pidiéndome ayuda para vencer la tristeza, pidiéndome ayuda para no perder la paciencia, pidiéndome ayuda para vencer la soberbia que nace pronta en vuestros corazones; pues bien, Jesús os va ayudar, os va a ayudar, si vosotros os ayudáis también. Jesús os pide que ordenéis vuestro entorno, que lo limpiéis y haciendo en lo material, cercano, Él hará en lo espiritual, pues el orden y la limpieza en lo material se reflejará en lo espiritual. Y escuchadme bien, os digo, no es un juego, Jesús se compromete a poner el mismo entusiasmo en la limpieza de vuestra alma que pongáis vosotros; fijaos, si hacéis aburridos o por obligación, ¿os imagináis a Jesús aburrido y por obligación? no es Jesús así. Jesús es entusiasmo vivo, es alegría, es perdón. Si no estáis entusiasmados, simplemente Él no hará. Así que se os pide una tarea entusiasmada, con ilusión; si no la abordáis así, no la abordéis, salvo que... me dice Jesús que muchos ya se contentan con vuestras acciones de estos días... estáis contentando a los que os rodean, con ese orden, con esa limpieza que estáis haciendo de vuestros alrededores, mas yo quisiera ver a Jesús también contento, verdaderamente contento, con vuestra actitud de obediencia. Entusiasmo os pide Jesús, entusiasmo os pido Yo en lo que Él solicita.

 Algunos son ordenados, pocos, pero algunos los hay que tienen su entorno más o menos en orden y se han preguntado qué ordenar si lo tienen ya todo ordenado... Jesús dice, poned entusiasmo entonces, en ayudar a los desordenados en “su orden”... pues los que tienen costumbre de vivir con desorden agradecen a los que pueden echar un cabo “entusiasmado” de ayuda, por ejemplo al pintar, mas, ayuda sí pero recordad que la tarea es de cada uno por cada uno.

 Que Jesús no tenga que deciros cercanamente "ordéname esto, límpiame tu hogar para Yo entrar en él"; y si Jesús quisiera entrar en vuestra habitación ¿ya está en orden?; en vuestra casa ¿está limpia para Él? pensad. Quisiera veros ordenando y limpiando para que si Jesús tuviese que entrar en vuestras habitaciones no se espante ni se avergüence, ni se tape la nariz o los oídos. Jesús usa siempre de la alegría, del sentido del humor para manteneros despiertos y con ganas de acercaros a Él, pero no olvidéis que Es quién Es, Rey de Reyes.

(extraído del mensaje del 2.4.09)

Jesús se comprometía, y mantiene su compromiso, de blanquear las paredes de vuestra alma, de limpiar los rincones de vuestra alma, de ordenar vuestra alma, si vosotros humanamente también hacéis por el orden y la limpieza. Os lo recuerdo, pues no quiero que Jesús os llame la atención por descuidos, por pereza. Seguid con el orden en vuestra vida, limpiad vuestros entornos de reposo, de trabajo, y contentad a Dios en Jesús con ello, pues os lo ha aconsejado. Dios os aconseja, en Jesús cercano, tantas veces, a acometer tareas sencillas, aprovechad bien de esos consejos, es realmente un regalo de Dios para vuestras almas que podáis recibir estos consejos tan cercanos. Y Jesús se compromete a daros el ciento por uno siempre. 

Recordad, ordenad vuestro entorno, limpiad vuestros habitáculos, para que Jesús esté contento con vosotros e igualmente entusiasmado limpie vuestro interior. Es una promesa que os ha hecho, Él cumple sus promesas, pero no olvidéis el entusiasmo de la tarea necesario para que Él haga su tarea de limpieza de vuestras almas. Si Jesús toca el alma, el alma lo nota, y vosotros notaréis que vuestra alma ha sido tocada por Jesús. Os aseguro que no quedaréis impasibles o insensibles. Si hacéis como Jesús os dice, Jesús se hará notar en vuestra vida y el camino a seguir se verá muchísimo más claro. Recordad, la libertad es instrumento que os regala Dios. Cuando ofrecéis vuestra libertad a Jesús, Jesús la respeta, pero a veces la toma, limpia el instrumento y os lo vuelve a entregar para que sea usado nuevamente con dignidad, por tanto no olvidéis que el poder de Dios no tiene límites y que nada hay imposible para Dios. Los milagros existen, vivís en una época de pocos milagros, pensáis, y yo os digo que os equivocáis, hay muchas conversiones que son verdaderos milagros, pero si hay menos milagros de los que vosotros esperáis es porque la fe también es menos fuerte, es más débil. A ver si fortaleciendo la vuestra aviváis las de los demás que os rodean.

 (extraído del mensaje del 16.4.09 )

Os pide Jesús un encuentro diario, y os pide Jesús un encuentro diario para poder ayudaros, para poder ayudaros realmente, "dedicadme ese encuentro diario y Yo tiraré de vuestras almas hacia la luz", se compromete Jesús a eso, como se ha comprometido Jesús, no lo olvidéis, a ordenar y limpiar vuestra alma si limpiáis y ordenáis vuestro entorno, no creáis que Jesús es olvidadizo, pero vosotros sí estáis tardíos y perezosos. Algunos esperando a que se acabe este plazo para no tener que pintar paredes por ejemplo o no tener que ordenar mejor vuestros cuartos, vuestras casas. Jesús os ha visto a muchos haciendo, obedeciendo, y con ilusión, pero está echando en falta ver a muchos que aún están dejando pasar los días. Es verdad que hay ocupaciones, que hay tareas que os quitan tiempo, también encargadas por Jesús, pero Jesús sostiene su compromiso y su petición de que sigáis ordenando vuestro entorno, ordenando vuestra vida, limpiando vuestros alrededores. Fijaos, que trato más beneficioso para vosotros, vosotros limpiando en el mundo y Él limpiando en el espíritu, en el alma. Estas palabras de Jesús no son un juego, Jesús se está comprometiendo en serio con vosotros.

 (extraído del mensaje del 30.4.09)

Jesús os ha pedido que ordenéis vuestros entornos, que ordenéis vuestros lugares de trabajo, vuestros cuartos, vuestras casas, que blanqueéis esas paredes si están ya sucias o estropeadas, y Jesús os propone esta tarea a cambio de una tarea que Él también asume como propia si vosotros cumplís la vuestra, con entusiasmo, y es limpiar rincones de vuestro corazón, es limpiar paredes de almas que están descuidadas. Es un buen trato y no lo estáis aprovechando algunos de vosotros. Es verdad, algunos contentáis a Jesús, pero me preocupan sobremanera los que estáis entorpecidos, los que no reaccionáis aún a tanto amor de Jesús, y Jesús se muestra cercano aquí, y Jesús se muestra cercano fuera de aquí, pues Dios está en lo que veis, y en lo que no veis, en la naturaleza está Jesús y se puede sentir muy vivo en ella, ni siquiera tenéis tiempo para pasear.

 (extraído del mensaje del 7.5.09)

Confesaos con regularidad, el alma necesita limpieza, hay rincones que están descuidados, rencores que siguen, a pesar de tantos años de aprendizaje, sucios, rincones que Jesús se ha comprometido a recoger, a limpiar, por vosotros, si vosotros limpiáis en lo humano, en lo que os rodea; no olvidéis esta tarea, tampoco os agobiéis, pues quiere Jesús veros ilusionados con ella, convencidos de que a cambio de vuestras limpiezas humanas, materiales, Él limpia vuestra alma, y la limpieza del alma se nota. Cuando el alma está limpia la mente también se despeja, pues no todo es de mente a corazón, hay mucho de corazón a mente. Si uno está bien por dentro el cuerpo lo nota.

 (extraído del mensaje del 14.5.09)

Un orden que os recuerdo pide Jesús de manera particular en lo material y a cambio Él ordenará vuestra alma, la limpiará. Rincones que os cuestan, cuántas veces os he oído decir en oración íntima que no podéis olvidar un daño que os han hecho, que lo intentáis pero que os... me dice Jesús que esos rincones que mantenéis sin limpiar a Él no se le ocultan y que está ansioso por dejarlos limpios, diáfanos... está esperando a que vosotros hagáis. Si vosotros ordenáis vuestro entorno, limpiáis vuestro entorno, Él limpiará y ordenará vuestra alma. Es un trato de Jesús para con vosotros, que os enteráis de estas sus palabras y las recogéis con ilusión.

página principal