La Honestidad

 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón)

Si la honestidad está presente la humildad también; la humildad no es real si no se es honesto.(2.8.2001)

Hijos míos, la honestidad se os pedía, se os pide y se os pedirá siempre en todo lo que hagáis. No sois perfectos, pero eso no os excusa de lo que hacéis, porque estáis llamados a la perfección y medios tenéis a vuestro alcance para ir mejorando, para ir acercándoos a Dios.(16.8.2001)

Quien trabaja con honestidad, quien es paciente, quien se sacrifica por los demás en su tiempo, en sus sentimientos, en sus anhelos, está dando un gran ejemplo a los demás.(9.5.2002) 

Los ejemplos de devoción y de oración, los ejemplos de buen comportamiento, de rectitud y de honestidad escasean, y en la sociedad faltan ejemplos de virtudes. (26.7.2002 )

La honestidad habéis de cuidarla con mayor esmero; tenéis a veces tanto miedo de dañar a los demás que os volvéis cobardes, haciendo más daño con la mentira por no herir que con una verdad que a la larga se hace necesaria, imparable, porque al final todo vuelve a su lugar. Está bien que os cuidéis, está bien que no queráis haceros daño, pero no olvidéis que aumentar los sentimientos no es bueno, exagerar lo que sentís por los demás no es honesto, como tampoco está bien que sintiendo recortéis esa fuerza de amor que Dios pone en el corazón. Los lazos de amor os unen, amor en todos los sentidos, y el amor de la amistad es el más puro, no lo despreciéis. Pensáis cuando os enamoráis que el único amor posible es el de pareja y despreciáis la amistad, creéis que es imposible o dura de llevar y estáis muy equivocados, y así andáis enfadados unos con otros, desengañados tantos, cuando tantos sois. (5.6.2003) 

Se os bendice en este instante en el que reunidos estáis en Nombre de Dios Padre Todopoderoso, en Nombre de Dios Hijo Jesús, en Nombre de Dios Espíritu Santo. Que estas bendiciones que se derraman sobre vuestras almas hagan que vuestra honestidad brille, haga que realmente podáis ser ejemplos válidos para los demás, que estas bendiciones os ayuden también a prepararos para venir limpios el jueves que viene. (6.11.2003)

  página principal