La Fuerza de Voluntad

(Extraído de los mensajes de la Virgen María recibido en el Toscón)

 

26.1.2006    

(Aumento de la voluntad.)

 Durante la oración que va a comenzar, pedid… dice Jesús que es bueno que pidáis luces a Dios pero también un aumento en vuestras voluntades, para que realmente la confianza que depositéis hoy en Jesús, esa confianza de que Jesús sabe liberaros de angustias, de todas si queréis, dé frutos en vuestra alma.

 15.1.2009   

 Vamos a pedirle a Dios Padre para que sostenga la humildad en vuestras almas, para que no la perdáis con tantos comentarios torpes que hacéis tantas veces, que confunden a otros, para que la sostenga pero para que active las fuerzas de voluntad en vosotros. Si vais a pedir a Dios, dentro de unos momentos, que os ayude a ser humildes, sabedores y siendo humildes enriquecéis sobremanera vuestras almas, solicitad que esas fuerzas de voluntad, que os fallan, se activen, con ganas; hay que pedir con ganas a Dios esto, pues os habéis quejado de lo difícil que se os hace ser humildes... dice Jesús que ganas parece que tienen todos, Madre, me dice, los jueves cuando te escuchan todos tienen ganas... y fuera de los jueves ¿qué os pasa entonces? Aprovechemos, pues, ya que los jueves, parece, dice Jesús, que activo vuestras ganas en la petición, aprovechemos, pues, esas ganas que se activan para solicitar de Dios Padre que avive esas fuerzas de voluntad en vosotros, para que una vez que decidís mejorar, cambiar, hacer uso de las capacidades que se os regalan no falléis, para que esa voluntad se afirme en vosotros, para que esas fuerzas, que habéis de usar para manteneros ante un comportamiento digno ante Dios, se usen realmente con acierto y con mucha prudencia.

  Si queréis contentar a Dios tenéis... dice Jesús que no os pida más de lo que podéis dar con vuestro propio "sí"... vamos a ver, Jesús se refiere a que cada "sí" que dais es distinto, vuestras capacidades de reacción y de acción de cara a los demás es diferente. No es lo mismo un "sí" de Adolfo que un "sí" de Begoña Mª o un "sí" de Mila Mª o de Mª Jesús, pueden decir un "sí" y, sin embargo, actuar de maneras claramente distintas y caer unos en lo que otros no caerían jamás. Así surgen los juicios, así también se dañan las almas, cuando desde fuera decís "¡qué soberbia ha sido!", "¡qué soberbio ha sido, qué poco humilde!", Jesús se refiere a que debéis tener en cuenta esto, estáis en el mismo camino, si queréis, hacia el Cielo, lo compartís, y no debéis compararos, debéis alentaros en el camino que lleváis y ayudaros a sostener esos "sí" que son diferentes, pues la fortaleza, eso que tenéis, todo lo que tenéis regalado por Dios en el alma está en distinta medida en vosotros. Vuestras fuerzas de voluntad en algunos está muy debilitada, en otros está prácticamente en desuso, en otros sí están un poquito más ejercitadas. Vamos a pedirle a Dios que se aviven esas fuerzas de voluntad, para que utilizando las fuerzas de voluntad ganéis las luchas que entabláis todos los días en todas las decisiones que tenéis que acometer.

4.3.2010

 Se os llama a la santidad a todos. Todos pueden recorrer los caminos de la santidad, es una cuestión de voluntad firme, valentía, confianza en Dios.

 9.12.2010

 Sois capaces de mejorar, de andar por los caminos de la santidad; realmente, hay capacidad en vosotros, lo que falta es voluntad, una voluntad más firme. Tenéis una voluntad débil, cuántas veces hacéis compromisos de cambio, cuántas veces prometéis a Dios mejorar vuestras actitudes, vuestros comportamientos, cuántas veces unos a otros os prometéis tantas cosas. Os traicionáis unos a otros y traicionáis a vuestro Dios porque vuestras promesas no se ven cumplidas. Desde el Cielo se os observa y tanto que prometéis, que ofrecéis con ganas, cuando os llenáis de sensatez, y después lo olvidáis. Dios está esperando en todos vosotros una vuelta digna para poder ocupar el puesto que tenéis en el Cielo guardado. Toda alma tiene un puesto que le espera, pero para ganar ese puesto hay que andar un poquito más despiertos por dentro y por fuera; por dentro para que el alma no se duerma y se apague, por fuera también para que el mundo no ahogue.

Vamos a dar paso a la oración y dado que hemos hablado y repetido en varias ocasiones que vuestra voluntad está débil, vamos a pedirle a Dios Padre para que aumente esa voluntad en vuestras almas, para que seáis capaces de mantener un comportamiento digno en vuestras vidas que agrade, realmente, a Jesús.

Pidamos a Dios con mi intercesión para que esa voluntad, que es débil en vosotros, se afirme y sea una voluntad fuerte que os permita retomar las riendas de vuestras almas, porque parece que no son vuestras, sino de otros que las llevan por malos caminos.

Voy a pedir voluntad firme para mis hijos del Toscón de manera especial. Pedid vosotros también para que recogiendo un aumento de voluntad en vuestras almas, seáis capaces de sostener los compromisos que hacéis con Jesús, de cambio, de mejoría, para que consigáis que esos intentos se conviertan en hechos y yo os digo que una voluntad firme necesitáis todos para que no se os olvide que Jesús está mirándoos, observándoos, amorosamente para llevaros al Cielo.

16.12.2010

 Aprovechad mejor esa inquietud que yo misma pido a Dios os haga nacer en el corazón para que no estéis tranquilos cuando no estáis haciendo las cosas bien, porque muchas veces decís, "no puedo más", "no aguanto más", "no soporto esto, lo otro", decidle a Jesús crucificado, a punto de expirar, que no podéis más, decidle a Jesús mirándole en un crucifijo, que no podéis más, se os atragantarán las palabras; si lo miráis con amor no las podréis decir, porque comprenderéis, porque el Espíritu Santo da luces en esos momentos de acercamiento, que vuestro dolor, que vuestra prueba qué pequeña es para lo que Jesús os ha regalado, fundamentalmente con el ejemplo de su sacrificio. Jesús podía haber reaccionado y Jesús sí tenía motivos para decir "estos me están tratando mal", "estos tienen malas intenciones", el que lo sabe todo, calla, manso, humilde y vosotros que no sabéis, muchos no calláis. Os convertís en jueces, condenáis y no os dais cuenta que os estáis condenando a vosotros mismos con tanto juicio errado que lanzáis por esas boquitas y con vuestras acciones también, porque vuestros juicios, a veces, se convierten en acciones muy dañinas para otras almas.

 1.12.2013

 …no sois muy distintos de aquellos que entonces Le acompañaban; y en realidad no lo sois, ¿o es que creéis que entre estos, que después dieron la vida por Él, no había recelos, no había a veces enfrentamientos? habían, como hay entre vosotros, desconfianzas, pero se os llama a la sensatez, a la verdadera sensatez que salva el alma, es la sensatez que os dicta en la conciencia, hay que estar por encima de las banderías humanas, hay que estar por encima de las tentaciones del mal que tan sutilmente se presentan en vuestro vivir.

Página principal