Las Desgracias

                       (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón)

Jueves 14 de Octubre de 1993

¡Que vais a vivir los acontecimientos que no se eviten! No es una fantasía. Ocurrirá en la fecha que está prevista lo que tiene que acontecer. Sólo la oración sincera puede salvar al mundo de tanta calamidad. No estáis ajenos ninguno de vosotros a la realidad que se acerca y sólo estando con Dios podréis mantener esa alegría, porque la alegría se ahogará para aquel que no esté con Dios. Y se hablará de injusticia, y se hablará de castigo, pero, ¿qué teméis? ¿Qué es lo que teméis? Si Dios es justo, si sabe lo que tenéis en el corazón, ¿por qué teméis? Hará justicia. Justicia que no debe asustaros.

 

Jueves 21 de Octubre de 1993

 Os volveré a repetir: aunque la tierra tiemble debajo de vuestros pies, si estáis con Dios nada debéis temer y la alegría no ha de desaparecer, pero preparaos, que el tiempo de espera no es un tiempo largo, es un tiempo corto humanamente. Aprovechad este tiempo de espera, no lo apuréis. Aprovechadlo bien para preparar ese corazón y cuidad de la humildad. La humildad es una cualidad vital para conocer a vuestro Padre, para entender a vuestro Padre, para acatar su voluntad. Sin humildad os alejaréis.

 

Jueves 28 de Julio de 1994 

Abrid esos ojos a la realidad, que las desgracias que veis lejos estarán cerca muy pronto, estaréis en el centro de desgracias que se anuncian en otras partes del mundo, o ¿es que pensáis que estáis libres por decisión de Dios de desgracias que ocurren en otras partes del mundo? No seáis tan torpes. Dad gracias a Dios de vivir lo que vivís, pero no creáis que Dios está castigando a los que ahora sufren, porque no es cierto, esos seres que parten a Dios han hecho su servicio, un servicio que no hacéis vosotros, teniendo la oportunidad de agradar a vuestro Padre-Dios con obras, acciones reales donde la caridad, donde el amor se ponga de manifiesto. Que esas epidemias no están tan lejos de vosotros.

  Tristeza profunda siento cuando veo en vuestros corazones esa alegría escondida por esas desgracias que están tan lejos y que a vosotros no llegan. Sacad de vuestro corazón esa sensación, porque no es bueno, más bien llorad, pedid a Dios para que os haga entender que ese pecado tan grande del mundo también está causado por vosotros. Que Dios no os está librando de penas y calamidades, porque las penas y calamidades las habéis provocado vosotros mismos. El mundo entero peca. El hombre mata al hombre. Dios, medios ha puesto para que la igualdad sea posible. Esta Tierra que Dios presentó al hombre llena de vida, con capacidad para mantenerlos a todos colmados, está mal repartida y eso no es culpa de Dios, es culpa del hombre.

 

Jueves 30 de Marzo de 1995

Veis de lejos la desgracia ajena, pero ¿qué hacéis por paliar esa desgracia ajena? Pensad bien, no seáis hipócritas. Obrad, pero lo que haga vuestra mano derecha que no se entere la izquierda. Sed valientes para recoger a aquel que sufre, para alimentarlo y cuidarle, sin desconfiar, como hermano vuestro que es, como verdadero hermano vuestro que es aquel que sufre. Vuestra Madre pide a Dios en esta tarde especial para que escuchando vuestras peticiones, os responda con prontitud, para que encienda esas luces del entendimiento que os hagan ver y entender que este mundo necesita hijos valientes y decididos a obrar el bien, más que a pedirlo.

 

Jueves 14 de Diciembre de 1995

No sois impotentes ante las desgracias ajenas, tenéis la oración como instrumento útil. Haced uso de la oración.

 

Jueves 20 de Noviembre de 1997

Las grandes desgracias son permitidas por Dios para que el hombre despierte. Lo que está claro que cuando os encontráis bien no acudís a Dios, pero a poco que os encontréis hundidos, tristes, cuando no encontráis solución a vuestros problemas, inmediatamente Dios es interesante para muchos, "si existiera...", "si me escuchara..." Dios existe hijos míos, Dios os escucha, pero os repito algo que os dije una vez: "Si tenéis sed y queréis beber, levantaos hacia donde está el agua para tomarla". Dios os ha dado las herramientas para que podáis caminar en este mundo sin ser atropellados, atropellados humanamente hablando.

 

Jueves 11 de Noviembre de 1999

Preparados debéis estar para lo que se acerca tantas veces anunciado. Cuantas veces os he oído decir: “a ver si pasan ya las cosas”; estáis ciegos, no sabéis lo que estáis pidiendo. Muy difícil es hacerse a la idea de vivir desgracias que sólo se ven ahora en otros; si a poquito que pasáis momentos duros acudís a Dios ¿qué pasará cuando Dios se manifieste en su poder y no tengáis dudas de que Dios está permitiendo lo que ocurra? Las escalas no las manejáis bien.

 

Jueves 15 de Febrero de 2001

¿Qué es lo que queréis cuando tenéis paz en vuestra tierra, cuando tenéis qué llevaros a la boca, cuando no pasáis sed, cuando tenéis compañías de otros...? Las desgracias siempre lejos, pero las desgracias alcanzaran este rincón. No debéis despreciar el tiempo que ahora malgastáis porque luego se os hará muy corto, corto será el tiempo para recuperar lo perdido. Vivid intensamente cada instante de vuestra vida como si fuera a ser el último; más de una vez, muchísimas veces, es verdad me dice Jesús, os he animado a que penséis en el momento de la partida para ayudaros a despertar a la realidad que tenéis oculta, mañana podéis no estar en este pasar podéis perfectamente en la voluntad de Dios veros en otro lugar, pero seguís metidos en vuestras cosas como si todo siguiera igual de un día para otro.

 

Jueves 11 de Octubre de 2001

Cada día nuevo tiene que ser aprovechado de manera más clara. Habéis recogido en este lugar muchos mensajes ya, mucho se ha anunciado, mucho se vivirá. Grandes desgracias pasan en el mundo, desde siempre, pero todo empeorará, y como os he dicho tantas veces, el tiempo de reacción será tremendamente corto; os habéis acomodado a una situación cotidiana ligera, fácil, no vivís situaciones graves ahora mismo, pero las viviréis, todos. No esperéis a buscar fuerzas en esos momentos, fortaleceos ahora que podéis porque necesitáis para vuestra alma ayudar a otros. Vosotros que recibís luz a través de mensajes, a través de tantas cosas, tenéis la responsabilidad de ayudar a otros, con el ejemplo, con la palabra, con la ayuda, pero sobretodo, con la fe viva en el corazón.

 

Jueves 3 de Octubre de 2002

Estáis y de repente no estáis, y estáis ciegos la mayoría, pensando que tenéis tiempo para cambiar, que ya llegará el día en que cambiaréis de actitudes, y no os dais cuenta de que Dios os puede llamar en un instante, y cualquier instante es bueno si Dios así lo decide. Importante es, pues, que preparéis vuestras almas para que la partida repentina no os coja desprevenidos. Se os ha repetido esto muchas veces en las últimas manifestaciones. Vuestra Madre os alerta, porque el mundo se está deteriorando, porque los conflictos se van a extender, todo se va a recrudecer, y la paz, tan solicitada y pedida, no se va a respetar. Y vosotros ajenos a desgracias en otros lugares, dejaréis de estar ajenos.

No quiere Jesús ni vuestra Madre asustaros, sí quiere Dios, y por eso permite esta manifestación en este lugar y en tantos otros, a través de prodigios y de apariciones, quiere Dios llamaros, tocar vuestros corazones para que despertéis, para que cambiéis de actitudes, para que ese amor que todos tenéis en el corazón y al que no dais salida, se refleje en vuestro trato a los demás.

 

Jueves 12 de Diciembre de 2002

 Empieza un año nuevo, lleno de desgracias y calamidades para esta humanidad, de las que seréis partícipes. Orad, porque la oración es el instrumento poderosísimo que Dios ha entregado a sus hijos, valoradlo como tal, porque será la única herramienta de la que dispondréis en algunos momentos para salir de la desesperación.

                         Página principal