CARIDAD

                                 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón) 

(Durante la reunión del jueves 26 de Junio de 1995)

 

(Una persona preguntó: ¿Nos puedes hablar de la caridad?)

 - La caridad, ¿qué crees tú que es la caridad? 

(Respuesta: Darse entero a los demás.)

 - ¿Y qué significa darse entero a los demás? 

(Respuesta: Todo.)

 - Todo ¿y qué es todo?

 (Respuesta: Todo su amor, todo su dinero, todo.)

 - Hijo mío, puedes entregar todo lo material que tengas, puedes quedarte desnudo dándolo todo, pero si el corazón no lo entregas, no tiene mérito, porque la caridad es el amor de Dios puesto de manifiesto. Si amas, la entrega está dentro de ese amor. ¿Qué es la caridad? La caridad es amar a los demás como Dios mismo os ama, por eso no sois caritativos cuando decís que ayudáis a los demás. Estáis más pendientes de que los demás hermanos os vean ayudando que de que aquellos que ayudáis se sientan llenos de gozo.

 - Y ayudáis y lo decís y lo comentáis, y lo que haga vuestra mano derecha no debe enterarse la izquierda, aunque bien pudierais decirlo al revés, pero os cuesta que vuestros "méritos", y vamos a ponerlos entre comillas, no se conozcan, porque no sois conscientes aún de esa mirada de Dios sobre vosotros, porque si fueseis conscientes de esa mirada de Dios os bastaría saber que vuestro Padre está a gusto en esa actitud vuestra de entrega.

 - Caridad, que os diga Jesús qué es la caridad.

 

EL SEÑOR JESÚS

- Lo habéis oído de los labios de vuestra Madre. Ser generosos es caridad. Escuchar al otro es caridad. Visitar al prisionero de su propio interior que está agobiado por la duda y la confusión es caridad. 

- Caridad es orar por aquel que aún no nos conoce. Caridad es escuchar para que vuelquen sobre vosotros la carga que no se atreven aún a depositar ante nuestros pies. 

- No está la caridad en desprenderos de unas monedas que alivien vuestras conciencias. Y no es caridad publicar aquello que habéis hecho por el otro. 

(Una persona presente preguntó: ¿Padre, es caridad dar al que nos pide diciendo que es para comida y luego no se lo gasta en comida sino en alcohol, debemos o no debemos dar Padre?) 

- Si estáis juzgando vuestra actitud, no estáis haciendo caridad.

 (La misma persona: No es que estemos juzgando nuestra actitud, es como si esas personas fuesen enfermas, lo que provocamos es que se pongan enfermos de alguna manera con el alcohol, porque ellos nos engañan diciéndonos que es para comida y luego van y se compran un litro de vino, alcohol y no para comer.)

 - Y Yo os repito: Si ponéis en juicio vuestra acción, no hacéis caridad. Todos estáis en una libertad de obrar; si aprovechando esas monedas que dais, en vez de hacer juicio, aprovecharais para contactar con ese ser, y expresar un poco de vuestro amor, escucharlo en su necesidad que, a veces, quiere ocultar bajo esa apariencia, sí que haríais caridad.

 (La misma persona: ¿Y si a esa persona, Padre, que sabemos que es para alcohol, en vez de darle dinero le compramos un bocadillo, no haríamos caridad, porque él nos pide engañándonos, si le compramos en el bar lo que él quiera comer?)

 - Haréis caridad cuando no dictéis la vida del otro, porque está escrito así. Haced siempre lo que vuestro corazón sienta sin juzgar y haréis caridad.

                                         página principal