El Aviso, el Milagro y el Castigo

 

 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibido en el Toscón )

 

(Extraído del mensaje del 8.3.2012)

 

- El Aviso que se ha mencionado tantas veces, que yo misma he anunciado como suceso a acontecer, dejará igual, desgraciadamente, a muchas almas, precisamente por la falta de compasión que haya en ellas. Un corazón duro no se conmueve, no se conmueve ni siquiera con la certeza de una presencia espiritual; y Dios, en Su infinita Misericordia, por ese amor que guarda a la humanidad que Él mismo ha creado, avisará a toda criatura de Su Presencia, de Su Existencia, y a pesar de esto conservaréis la libertad para decidir. Si el corazón está cerrado, si el corazón está rebelde, el Aviso no conseguirá la conversión, porque el Aviso, fruto de la Misericordia de Dios, tiene como objetivo la conversión de las almas.

 

- El Milagro que sigue al Aviso es regalo de Dios también, para confirmar a todos aquellos que se conviertan, en su conversión, en su fe. Y el Castigo... Jesús habla del Castigo con vuestra Madre, y habla siempre en condicional… porque las libertades están en juego, porque hay mucha oración, también mucha ofensa a Dios. Hay una batalla continua entre bien y mal. El Aviso estará, el Milagro estará y el Castigo vendrá si la humanidad no cambia, no se convierte; hablo de humanidad, no de almas por separado; pero ese Castigo tomará forma distinta según la respuesta de los hijos de Dios a su Dios.

 

- Cuando Jesús Sacramentado esté expuesto no descuidéis los detalles de esa Presencia magnífica de un Dios que se muestra tan cercano. Que el silencio Le acompañe y si hay sonidos, que sean exquisitos, porque Dios se merece de vosotros lo mejor, y cuando está tan cerca debiera notarse en vosotros una actitud de máxima adoración, y yo la echo en falta muchas veces, porque no tenéis claro aún, algunos, a quien tenéis expuesto delante de vosotros. Dios, que sí tiene un Corazón Compasivo y lleno de Misericordia, os disculpa; "Perdónalos, porque no saben lo que hacen"; esa frase sigue repitiéndose una y otra vez de Jesús al Padre. No lo olvidéis, Jesús sigue entregándose completamente por vosotros para que el Padre siga conteniendo Su ira y no la desate contra la humanidad; por eso el Castigo... dice Jesús que del Castigo no se debe hablar porque ese Castigo es Justicia y Dios no quiere atemorizar a las almas, Dios quiere ganarlas con el Amor, con la Misericordia... el Aviso estará y el Milagro también, lo que venga después ya Dios decidirá. Aprovechemos, pues, estos encuentros para elevar el alma, para elevar el corazón, y para irlo preparando para recibir a Jesús en esa venida que os va a coger a todos desprevenidos, porque Jesús prometió volver y Jesús volverá; pero ya Le tenéis y no os dais cuenta.

  

(Extraído del mensaje del 22.3.2012)

 

- El Aviso, el Milagro, el Castigo si la humanidad no cambia, eso lo vivirá la humanidad y el tiempo no es largo. El Aviso es la Misericordia de Dios con las almas. ¿Y qué es el Aviso? porque muchos hablan de lo que significa, algunos se acercan más a la realidad de lo que significa, otros divagan y no aciertan; pero para que lo entendáis bien, el Aviso es la oportunidad de comprobar el estado de vuestras almas. Porque fijaos, ¿cómo están vuestras almas? y lo que es más importante ¿os preocupa el estado de vuestra alma?, porque si realmente os preocupara el estado de vuestras almas, no estaríais tan dormidos a veces; porque se trata de mantener al alma despierta y creciendo, llenándose de gracias, preparándose para la salvación que la espera.

 

- Se espera con el Aviso, yo espero con el Aviso, la conversión de todas las almas. Jesús siempre se sonríe y me dice "Madre, así me gusta verte, con una clara esperanza"; pero si el hombre, recibiendo de Dios ese inmenso regalo de poder comprobar el estado del alma, no aprovecha para convertirse claramente ¿qué podré hacer yo con mi oración? Si con la certeza no cambiáis ¿qué podré hacer yo por vosotros? Porque, insisto, la libertad la debéis usar, no podéis pensar "la Madre me salvará porque me ama, porque le he rezado muchas novenas"; "porque los primeros sábados, no durante cinco meses, sino siempre, los respeto, y así me garantizo la salvación"; cuando os veo pensando esto y, lo que es peor, comentándolo con los demás, me pregunto ¿dónde está vuestro pudor? Dios me ha permitido hacer promesa a las almas de asistirlas en el momento de la partida, es verdad; pero la promesa no se sostiene en hechos concretos acompañados de una vida en desorden, no tendría sentido que esto fuera así. Porque quien lleva un escapulario, lo debe llevar consciente de lo que está llevando; un objeto bendecido que no se trata con cariño, con cuidado, ¿de qué os sirve?

 

- El Aviso hará que las almas recuperen el Santo Temor a Dios en un instante. Y Le pido constantemente que se conviertan todas, para que gocen del Milagro y eviten el Castigo. Del Castigo no se debe hablar, porque el Castigo es una consecuencia de la reacción de los hombres a la llamada de Dios. No os adelantéis a hablar de lo que no conocéis, ni a hablar tampoco con otros que de este tema discutan, ¿qué saben? Hay "avisos" mal interpretados, hay "milagros" ya anunciados que yo misma desconozco, y "castigos" que me asustan a mí; porque el hombre, en su imaginación y, a veces, en su afán de acercar almas a Dios, lo que hace es apartarlas, precisamente, por el temor. Dios ama, que no os asuste la Justicia de Dios, pero no la olvidéis, simplemente, pequeños míos del Toscón, que os duela ofender a Dios; porque el Santo Temor a Dios, bien entendido, es esto, que no queráis hacer llorar a Dios; y aunque el temor al castigo de Dios por Su Justicia también se considere, y ya os lo dicen los que os enseñan, a veces... los dolores que a veces sentís por ofender a Dios, no son los dolores que Jesús espera que Le ofrezcáis… se refiere Jesús a esto mismo de lo que os hablo. Jesús espera un dolor por amor, no un dolor por pánico al castigo.

 

- Todo es de Dios y, sin embargo, os creéis poseedores de tantas cosas. Dios quiera que los ojos del alma se abran y podáis ver bien cómo estáis por dentro, porque ese Aviso está, gracias a Dios, cercano, muy cercano, más de lo que imagináis, pero quisiera veros disfrutando de ese momento, comprobando que el estado de vuestra alma no está tan mal; para eso, hay que ir mejorando ese estado. Comenzad hoy a tomaros en serio el cuidar el alma, pero el cuidar el alma de verdad. El tiempo del mundo no puede manteneros ahogados, porque no oráis porque decís que no tenéis tiempo, pero si el tiempo os lo está dando La partida, a veces, no avisa; que os coja preparados a todos, grandes y pequeños. Dios, ¿qué Le vais a decir a Jesús, a Dios, cuando Le encontréis?, ¿que no orabais porque no teníais tiempo? La partida, a veces, no avisa; que os coja preparados a todos, grandes y pequeños.

 

- Una de las razones que me ha dado Jesús de tanta manifestación de vuestra Madre, de mensajes aquí y allá, es porque Dios está ayudando a las almas para que se preparen, y durante el Aviso descubran ese alma que quizá no hayan descubierto y reaccionen.

página principal