Abrir el corazón a Dios

                                (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón)

20.1.94

 La verdad es una, y la verdad está en Dios. Aquel de vosotros que busque la verdad que se haga humilde y la encontrará, porque la verdad está grabada en el corazón, pero ese corazón hay que tenerlo limpio para descubrir esa verdad que hay grabada en él.

 Abrid los ojos del corazón, abrid esos ojos que ya es hora.

La única preocupación que debiera de estar en vuestras mentes es abrir ese corazón que tenéis tan cerrado a Dios, es mantener abierto ese corazón que empezó a abrirse.

Vengo al mundo en la voluntad de Dios para despertaros a la verdad, despertaros porque estáis dormidos, porque la verdad la tenéis en el corazón, despertad pero manteneos despierto

 No juzguéis a los demás porque muchos necesitan golpes duros para abrir el corazón.

 17.2.94

 Abrid ese corazón para que entren en él todas las gentes de la Tierra

 En el corazón limpio se disfruta a Dios, pero en los corazones que no están limpios, las tinieblas entran con facilidad. ¿Cómo es posible que habiendo recibido tanto, aún sigáis dudando?

 14.4.94

 El entendimiento se va abriendo y a medida que el entendimiento se abre, las explicaciones son menos necesarias porque en el corazón tenéis la verdad grabada, porque en vosotros está Dios. Si le descubrís en vosotros, si llegáis a descubrirlo plenamente, no habrá pregunta sin respuesta pero hay que llegar a ese punto.

 5.5.94

 Y cuando seáis buenos de corazón, y cuando estéis limpios de corazón, ya no os haréis preguntas porque las respuestas estarán todas en ese corazón limpio, que si está limpio estará abierto; si el corazón está abierto, hijos míos, todo está a la vista. En el corazón cerrado surgen esas preguntas. Abrid ese corazón y tendréis las respuestas que buscáis.

El mayor mérito que podéis hacer ante los ojos de Dios es acercar a otros hermanos a Dios y para poder desempeñar esa labor, tenéis que tener a Dios ya dentro de vuestro corazón, si no, no lo conseguiréis y recordad bien estas palabras, es el mayor mérito que podéis presentar ante Dios vuestro Padre, el acercar a los hermanos a Dios.

 21.7.94

 La verdad está grabada en todos los corazones, pero para poder descubrir esa verdad tenéis que abrir ese corazón.

 15.9.94

 En presencia viva de la Madre de Dios, en la presencia viva ahora y siempre, si abrís el corazón a Dios un poquito más, aprenderéis a sentir cerca a Dios de una manera especial y a vuestra Madre y a Jesús en Dios. No os extrañéis de sentir presencias espirituales cerca de vosotros porque no es raro, porque es real. Que ese sentir sólo os anime a abrir ese corazón a la confianza en Dios.

 10.11.94

 En vosotros mismos está Dios, en vuestro corazón está grabada la verdad, verdad que no atináis a descubrir por vuestras miserias humanas.

 Acudís a Dios, le pedís empujones, le pedís que os abra el corazón y Dios os dice: Haced esto: "AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS", como Jesús en Dios os amó. La respuesta está dada. ¿Por qué no dejáis de pedir y obráis de una vez como Él ­os aconseja? Y la respuesta a todo lo que preguntáis está en vosotros mismos.

30.3.95

 (Una persona dijo: Yo quisiera tener mi corazón abierto de par en par. Quisiera preguntarte Madre, ¿en qué medida está abierto?)

Arriesgada pregunta. El corazón se abre de par en par cuando se confía plenamente en Dios. ¿Cómo tenéis el corazón todos y cada uno? os voy a responder, sabéis que no miento. Tenéis el corazón, ni más ni menos, que como creéis tenerlo, porque cuando queréis tener el corazón abierto, que normalmente coincide con algún problema familiar, bien que se abre ese corazón a confiar y a pedir en Dios; cuando a Dios no se le necesita, a cerrar las puertas de nuevo.

 Esas puertas del corazón, como las llamáis, se abren y se cierran, se abren y se cierran y un día os vais a pillar las manos. Veréis, el corazón del que hablamos es importante de cuidar. Esas puertas... hay que luchar para que esas puertas estén abiertas, aunque sólo sea un poco, pero no dejar nunca que vuelvan a cerrarse una vez abiertas por la ilusión, por la esperanza, por una primera reunión, por un primer contacto con María(Mary), vuestra guía, en este lugar. Esa ilusión que se enciende, que se encendió para muchos en ese primer contacto, abrió esas puertas del corazón, las abrió, no de par en par, pero las abrió, y de estar cerradas a estar abiertas, aunque sólo sea un poco, hay un gran paso.

Luchad para que esas puertas no se vuelvan a cerrar. ¿Cuándo se cierran las puertas del corazón? Cuando os ponéis tristes, cuando desconfiáis de Dios, porque la tristeza no es más ni menos que desconfianza en Dios. La tristeza que agobia, que dura días y días, que no lográis arrancar, nace del egoísmo. Nace de la poca confianza que tenéis en Dios.

13.4.95

(Jesús) Como en la hora de Mi partida os dije, Mi Espíritu está. Mi Espíritu está en cada uno de Mis hijos, y es Mi voluntad que esté en esta forma de palabra para la nueva cercanía de Dios. Estaré presente. En vuestros corazones estoy.

20.4.95

Dios tira de vosotros, Dios tira de la humanidad y se acerca de forma especial a ella en estos momentos; y fijaos bien, que siendo Dios podría despertar vuestros corazones de golpe, pero no lo ha querido Dios así. Dios os llama, os dio la libertad de decidir y en esa libertad espera que elijáis bien y volváis con Él. Obráis mal cuando buscáis a Dios sin estar dispuestos a acatar su voluntad. Obráis mal, cuando buscando a Dios también buscáis por otros caminos lejanos de Dios.

Y vuestra Madre os va a aclarar una cosa hijos míos: Todos los hijos de Dios son llamados por Dios y tendrá lugar el momento en el que Dios llamará a todos los corazones de sus hijos en esta Tierra, y ninguno se quedará sordo a la llamada, y descubriendo a Dios en esa llamada, descubriendo al verdadero y único Dios, después quedarán en plena libertad para responder a esa llamada. Ahora mismo son muchos los que quieren permanecer sordos; pero en ese momento, ninguno de los hijos de Dios, después, podrá decir que Dios no se acercó, que Dios no estuvo ahí para decirle: "Ven conmigo".

 Todos los que están en esta Tierra recibirán la mirada, porque en verdad que la mirada de Dios, no sabéis, no sabéis aún lo que significa. La mirada de Dios sobre vosotros se dejará notar, notaréis la mirada de Dios y os avergonzaréis. Todos y cada uno tendrán la certeza absoluta, que ahora no tenéis de que Dios existe. Con esa certeza, aun con esa certeza, seréis libres para decidir lo que habéis de hacer.

Estáis aquí buscando algo que no encontráis, y lo llamáis Dios, lo llamáis Jesús; y decís que en vuestra Madre habéis encontrado un sentir especial, pero en verdad que aún no sabéis qué estáis viviendo y recibiendo en este lugar, en este lugar, como en tantos otros, donde Dios se está acercando de forma especial a sus hijos. Mientras tengáis ganas de descubrir a Dios estaréis cerca del camino. Mientras mantengáis vivas esas ganas tened por seguro que no os perderéis.

 1.6.95

(Jesús) Estáis todos en la libertad primero. Os dejé Mi palabra desde Mi primer estar en esta Tierra. Os di Mi palabra en voz de profetas, llamé a cada uno de vosotros, llamé a un pueblo y a uno de Mis hijos para que creciera en la verdad y guía para otros, Abraham desde el principio, fue puesta gran parte de la humanidad para guiarla en la ley del amor, y en cada uno de Mis profetas os recordé el amor. En la palabra vine en ellos, en carne vine para vosotros, y vosotros la palabra la grabasteis en la Escritura, y grabé Mi palabra en cada uno de vuestros corazones.

Una es la ley, y os la di resumida: "Que os améis los unos a los otros", esa es Mi ley, mas vosotros a través de los tiempos, y escrito está, os habéis alejado una y otra vez de ese mandamiento, de esa invitación, de esa ley grabada en vuestro corazón, en la libertad que cada uno tenéis.

 Los que obráis el bien de corazón, bien hacéis en cualquier lugar que os encontréis, en cualquier lengua que habléis, si cumplís Mi mandamiento, el que está escrito en vuestro corazón. Si creéis que sois para ser por siempre, por encima de la Tierra seres en una misma unión, si os sentís hermanos, sois Iglesia, sois Mi Iglesia.

 6.7.95

 ¿Qué está pasando en vuestros corazones que a pesar de esta llamada insistente de Dios no respondéis? El mal, que acecha siempre, os nubla la vista, hace predominar vuestras mentes sobre vuestros corazones, y estando presentes siempre ante Dios, y muy especialmente con Jesús en voz, algunos de mis hijos no guardan ni compostura ni respeto.

 9.11.95

 (Jesús) La paz es con vosotros. ¿Cuál es vuestra petición en esta oración más cercana? Pedid y se os dará; llamad, os abro. Abierto está Mi corazón, ¿abierto está el vuestro? Entreabrís vuestro corazón cuando oráis, y es en esa petición donde lográis que los corazones vayan abriendo, como pétalos de flor es avivado con el rocío. Abrís vuestros corazones, tan silenciosamente se abren que vosotros no lo percibís, pero es real que está; pero aun que aparentemente imperceptible, si estáis atentos, por un momento oiréis los latidos de apertura. 

16.11.95

De forma especial Dios está tocando en vuestros corazones, no le hagáis esperar, porque la llamada inequívoca tendrá lugar; y os vuelvo a recordar que todo este tiempo precioso es para vuestro avanzar, y que si no lo aprovecháis, luego os vais a sentir desolados, porque cuando todo se desata parece vertiginoso y el tiempo de reaccionar es muy corto. Los demás, los que buscan a Dios, buscarán en vosotros lo que aún no han encontrado. La luz que podéis derramar es mucha, si aprendéis a prenderos de la luz del mismo Dios, y para ello lo único que necesitáis son esas ganas vivas en el corazón y un poquito más de humildad para que aún no entendiendo algunas cosas, no os impida el mantener vivas esas ganas.

 18 .1.96

 Está tocando Dios en la puerta de vuestros corazones continuamente. No termináis de confiar en Dios porque no le abrís vuestro corazón de par en par. Aprovecha Dios todas las ocasiones de vuestra vida para acercarse a vosotros pero no le queréis reconocer como Padre vuestro que os ama. Os asusta el castigo y yo os digo que si usaseis vuestra libertad correctamente ese miedo no tendría sentido.

 Dios es bondad y Dios es justicia, no separéis la bondad de Dios de su justicia. Justo es que Dios corrija vuestro caminar porque os ama. No entendéis, a veces, el por qué de las enfermedades, el por qué de tanto sufrimiento. No entiende vuestra Madre del Cielo el por qué de vuestra testarudez, de vuestra terquedad.

Estáis felices, a veces, y os olvidáis de Dios, y os alejáis de aquel que os proporciona lo que os hace felices, porque Dios está en todo lo que veis, en todo aquello que anheláis; Dios está en vosotros mismos pero la mayoría le buscan sólo cuando le necesitan. No os agobiéis tampoco por estas palabras de vuestra Madre del Cielo porque también es verdad que Dios os está llamando a través de esos problemas, problemas que en realidad son ayudas. Estáis tan metidos en el mundo que no pensáis en que en algún momento dejaréis de estar aquí, es un pasar con una duración limitada y lo sabéis.

 14.3.96

¿Se cansa Jesús de tocar la puerta de vuestros corazones acaso? No os canséis, no os canséis vosotros de exigiros porque en el cansancio está la pérdida de tantas almas. No podéis ni debéis jugar con lo único que poseéis que realmente vale la pena, que es vuestra propia alma. Limpiad esas almas tan descuidadas.

 21.3.96

 Dios llamará a todos sus hijos, ninguno se escapará a su llamada. En toda esta Tierra los corazones de los hijos de Dios, escucharán la voz de su Padre y en ese momento la certeza de que es Dios se hará presente en todos los corazones; después, la libertad que tenéis entrará en juego y decidiréis que hacer. Pero el mundo seguirá igual después de esa llamada. Esa llamada está cercana. Cuánto mejor estéis, más bien hará esa llamada en vuestro corazón. No esperéis a que Dios os hable al corazón, dad vosotros esos pasos de confianza aun a ciegas, nada malo os va a pasar.

 Muchos llevan años en este lugar, y después de tantos años aún guardan dudas de la veracidad de tantas manifestaciones. Después de tantos años no habéis tenido suficiente para descubrir que en este lugar Dios se está haciendo presente.

¿Qué tiene que ocurrir para que vuestros corazones se abran a Dios? Gracias habéis dado esta tarde, gracias que sólo se merece Dios. Mi intercesión por todos mis hijos repartidos es continua, pero quien concede es Dios, no lo olvidéis. Recibiendo las gracias, las traspaso a Dios y Él las recibe, pero acostumbraos a ser agradecidos con Dios, os ha dado la vida y os da oportunidades a cada instante de encontrarle, conocerle y crecer en Él. Los tiempos están marcados, en este lugar tendrán ocasión los acontecimientos que varias veces se han repetido. Dios es Dios, y a Dios nadie puede parar. Dios está en vosotros, en vuestros corazones; si le reconocéis, obraréis en su Nombre.

12.9.96 

Que esa generosidad se desarrolle en vuestros corazones, porque esa ceguera de la que habláis, esa sordera que decís tener es fruto de vuestro egoísmo porque sólo pensáis en vosotros mismos en primer lugar, en segundo y en tercero; en esos momentos el corazón se endurece, y cuando el corazón se endurece todos los sentidos del alma se ven afectados. No sabéis perdonar, no sabéis aceptar, no sabéis confiar, pero estáis aprendiendo. Jesús con vosotros siempre os empuja, os alienta en el camino y esas dificultades y esos problemas son ayudas para vuestra alma, pero lo entenderéis sólo cuando vuestro corazón se ablande, se abra un poquito más a Dios.

24.10.96

 Lo que veis con vuestros ojitos, lo que tocáis, lo que palpáis es menos real que Dios, que Jesús en vuestro corazón.

15.5.97 

Yo os digo: Jesús está en el corazón de todos vosotros. Jesús en Dios os da el aliento para seguir cuando desfallecéis. Jesús está esperando de vosotros que de una vez por todas deis ese pasito de confianza en Él, que dejéis de lado esas vergüenzas, vergüenzas que lo único que hacen es retrasar vuestro acercamiento a Dios.

3.7.97 

Dios os habla siempre en el corazón, Jesús os está hablando en el corazón continuamente pero no le escucháis, porque vuestra soberbia, vuestro egoísmo, vuestro continuo descuido de la mirada permanente de Dios en vuestra vida hace que estéis como en otro planeta, perdidos. Si por un momento os elevaseis, ordenaseis vuestra vida, y dejaseis volar a los que están cautivos, la voz de Jesús en vuestro corazón sería más clara, y de verdad oiríais sus palabras.

 Muchos han sentido en el corazón más que impulsos, palabras claritas ¿verdad? A Dios se le puede escuchar en el corazón. A Jesús se le escucha en el corazón.

18.7.97

 Se os aconseja una y otra vez que cuidéis de los demás, que os olvidéis de vosotros mismos un poquito para que podáis descubrir a Jesús en vuestro corazón, pero os da miedo abandonaros a vosotros mismos... dice Jesús que pocos le reconocen como realmente es. El primer puesto es de Dios pero no os pide Dios tarea tan difícil puesto que no le sentís, no le vivís, le creéis lejano, Dios os pide que le busquéis en el hermano, tan poco aprovecháis de esos acercamientos que Dios alienta, que Dios acelera, acercamientos de hermanos nuevos, círculos cerrados tenéis; os reunís a veces con la intención exterior a vosotros de hablar de Dios, de orar, de ofrendar a vuestra Madre oraciones y canciones y, sin embargo, en el interior es muy distinto lo que hacéis.

23.4.98 

Si Dios está en el corazón de todos vosotros, si a Dios le pedís, Dios ilumina la mente, dejaros llevar por vuestro corazón.

 Amar a Dios debería ser vuestra principal preocupación. No sabéis amar a Dios, no sabéis buscar a Dios, Dios os busca a vosotros, tira de vosotros, siempre está buscándoos pero no os dejáis encontrar; una y otra vez llama Dios a vuestro corazón; una y otra vez hace sentir Dios que está vivo y presente; y una y otra vez cerráis esa puertecita del corazón y os metéis en el mundo de cabeza y os perdéis; y Dios os vuelve a buscar y os vuelve a lanzar esos impulsos. Todos estáis con estados diferentes de evolución, vuestras almas no están limpias por igual, pero lo que sí tenéis igual todos es la libertad; por eso, muchas veces os he dicho que no os creáis mejores unos que otros, porque basta un instante tan sólo para que un hijo alejado de Dios se acerque a Dios más que cualquiera de vosotros que lleváis tanto tiempo buscándolo, porque el corazón del hombre es complejo y aquel hijo de Dios que en un instante responde a la llamada abriendo su corazón de par en par, puede acercarse a Dios de forma total y plena; hermanos que quizás son juzgados como ateos, como malos hijos de Dios, como perversos, hijos de Dios que en un instante pueden dar un vuelco en sus vidas y volver su corazón a Dios. Sed prudentes, cuidad cada uno de vuestra alma, y dad ejemplo de lo que decís recibir, porque las palabras, muchas derrocháis, pero el ejemplo no da frutos, porque vuestro ejemplo no es acorde con lo que decís vivir o sentir.

25.6.98

Dios seguirá hablándoos al corazón y vuestras conciencias os harán sentir sus palabras, pero vuestra conciencia se calla si vuestro corazón lo cerráis. El corazón se cierra con la mente; y la mente, como decía María(Mary), es la loca de la casa. La razón la tenéis para dilucidar en lo racional y Dios también os enseña en ello, pero el corazón se mueve por la fe y la fe es un don de Dios. La mente y el corazón divergen, pero podéis hacer caminos paralelos si aprendéis a dejaros guiar por vuestro corazón y parar esa mente cuando toca Dios en vuestro corazón.

29.9.98 

La dureza del corazón cierra sus puertas a todo lo que de Dios venga.

25.3.99

Os decía que cada día nuevo es una nueva oportunidad para que descubráis a Dios en vuestro corazón, para que descubráis en vuestro corazón la capacidad de amar que todos tenéis y que a veces reprimís, esa capacidad de amar que da el perdón, esa capacidad de amar que olvida las ofensas. Y muchos de mis hijos siguen guardando en el corazón rencores que no acaban de arrancar, como si les diera una falsa seguridad. Nunca el rencor es bueno porque confundís la prudencia con soberbia. Jesús está defendiéndoos continuamente, está con vosotros a cada instante y en vuestro corazón pone impulsos buenos para que le sigáis y esos impulsos se notan, y si queréis, podéis dejaros llevar por ellos. Cosas pequeñas os pide Dios, Dios se merece vuestra vida, vivida con cuidado, con esmero, ofrecida a Él, que os creó.

 Cada uno por cada uno tiene que buscar a Dios en su corazón, y dejar a Dios que se muestre como Él quiera mostrarse. Debéis compartir con los demás sus alegrías, y las experiencias con Dios personales, sólo habéis de compartirlas cuando claramente sean para servicio posterior, cuando sepáis que Dios tiene un encargo para vosotros; si no es así, las experiencias vividas con Dios en Jesús, las experiencias que muchos han tenido con vuestra Madre debéis guardarlas en vuestro corazón, podéis compartirlas con los cercanos, pero no ir más allá porque confundís, confundís y lo que es peor, podéis apartar del camino a otros que intentan seguir el camino.

17.2.2000

 Jesús no cesa de llamar a vuestro corazón, le abrís a veces, gozáis como decís, ¿y luego qué? Porque después a poco que el mal os tienta caéis. Ayuda pedís y ayuda se os da, pero si Dios en su voluntad os hace esperar, no dejéis por ello de alegraros por los demás. Es el egoísmo que mantenéis en el corazón arraigado el que os impide gozar de la vida. La vida es un regalo. Cuando Dios os llame muchos despertaréis, tristemente tarde. Vivid los días que Dios os da, que Dios os regala haciendo el bien, siendo astutos para evitar obstáculos que pone el mal en vuestra vida. Sois libres, Dios os dio la libertad para que la usaseis correctamente. Sentíos libres con Dios, obrad en libertad cara a Dios antes que cara a los demás, eso os llevará muchas veces a veros solos ante otros muchos que opinan distinto, ahí demostraréis a Dios vuestra firmeza, vuestra fidelidad, y a la larga aquellos que parecen estar lejos se acercarán porque no hay nada más atractivo que la seguridad que se muestra con claridad a los demás. La seguridad no la tenéis porque en realidad no la buscáis, estáis continuamente dando pasos en falso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                   

 

 

                                  página principal