A las almas consagradas

                      (Extraído del mensaje de la Virgen María recibido en el Toscón el 19.01.2012)

Los que dedicáis vuestra vida a Dios no debéis olvidar nunca el propósito de vuestra consagración. Jesús os llama a pescar almas, no olvidéis esta función primordial. Si dejáis de acercarle almas, no estaréis respondiendo a Su llamada, como Él espera que hagáis. Vivir la pobreza no es fácil cuando se brindan tantas comodidades, pero tampoco es imposible. Hay que dar ejemplo a los demás cuando ¡tantos! mueren de hambre, mueren de frío, no tienen techo bajo el que cobijarse. El desequilibrio entristece a Dios, y Dios prepara Su respuesta a una humanidad que se duele pero que no reacciona, que aún no... Jesús se contenta con aquellos que, como niños, rectifican continuamente sus errores, y siguen hacia adelante contentos y entusiasmados... yo os pido siempre, como almas consagradas que sois, que no perdáis el entusiasmo, que os enamoréis de Cristo cada día, y que deis muestra a los demás de que estáis enamorados de Dios, porque solo estando enamorados, seréis verdaderas luces para los demás, ¡tantos que van a oscuras! Cuántas decepciones de muchos que han buscado almas consagradas y han encontrado almas apartadas de la Sabiduría de Dios, almas tristes, almas demasiado ocupadas en otras cosas. Si pudierais tener a Jesús delante de vosotros, si pudierais vivirle como Es, como Está, los consejos evangélicos se seguirían a la perfección y con una alegría inmensa que no podéis imaginar; porque quien se desprende de sí mismo, por causa Suya, roza el Cielo; pero esto hay que probarlo.

Página principal