Santísima Trinidad

 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón)

 

Dios en Jesús y Dios en el Espíritu Santo son formas de manifestación de Dios, las dos formas primordiales de manifestación. Y en Jesús, la cercanía de Dios en su amor y misericordia se hacen patentes; y en el Espíritu Santo, su poder se hace patente; y en Dios, la justicia. La Santísima Trinidad, misterio que se desvela por sí solo en el interior de cada uno en la unión final con Dios.

Al Espíritu Santo acudís muy poco, parece que teméis al Espíritu Santo; y a Jesús, a Jesús acudís con mayor frecuencia. Con lo ambicioso que es el hombre, del Espíritu Santo debería agarrarse también. Vuestra Madre os ha pedido alguna vez, y como consejo ha quedado escrito, que pidáis a Dios con humildad, que pidáis a Dios en el Espíritu Santo que derrame sus dones, que aumente vuestra fe, vuestra esperanza y vuestra caridad, y al Espíritu Santo hay que dirigirse. Dios es todo y de Dios emana todo. 

Vuestras mentes hacen preguntas que no pueden tener respuestas dado que vuestro entendimiento no está preparado aún, por eso vuestra Madre esta tarde os pide que no os metáis en discusiones que no tienen sentido, por cuánto desconocéis totalmente el tema del que habláis. Temas sobrenaturales que están fuera de vuestro alcance. En la prudencia no debéis rechazar lo que no entendéis, pero tampoco debéis aceptarlo como cierto. Manteneos en esta escucha atenta y esperad a que Dios mismo, vuestro Padre del Cielo que tanto os ama, derrame luz sobre vosotros para que podáis entender un poquito más.(20.7.95)

Página principal