PISTAS DE JESÚS PARA AYUDARNOS A RECONOCER

LAS LIMITACIONES QUE NOS IMPIDEN ACERCARNOS A ÉL

                                                            

 

 (Extraído de los mensajes de la Virgen María recibidos en el Toscón el 26.5.2011 y el 2.6.2011)

 

1.- Quien se acerca a Mí se abre a los demás.

 

- Esta fue la primera pista de Jesús para ayudaros a reconocer vuestras limitaciones. Quien se acerca a Jesús se abre a los demás. Si no os abrís a los demás, y los demás son todos los demás y no unos cuantos, si no os abrís a todos no os acercáis a Jesús. Quien se abre a Jesús, quien se acerca a Jesús, se acerca también a los demás. (26.5.2011)

 

- Jesús dice que quien se acerca a Él se abre a todos los demás ¿os abrís a todos los demás? ¿o rechazáis a algunos por cuestión de sexo, religión, ideología? Pensad, si vivís rechazando a otros no podréis acercaros a Jesús, porque Jesús está en todos. Si rechazáis a uno estáis rechazando a Jesús en ese hermano. Es una pista que da Jesús para que no os equivoquéis y penséis que estáis contentándolo cuando, realmente, no lo estáis contentando. (2.6.2011)

 

2.- Quien se acerca a Mí se niega a sí mismo.

 

- Quien se acerca a Jesús, quien quiere verdaderamente acercarse a Jesús, tiene que negar su propio "yo", tiene que vencer la soberbia, la vanidad, ese "yo" que tanto perjudica a vuestras almas. No se puede seguir a Jesús con un "yo" vivo, el "yo" tiene que estar anulado, a eso se refería Jesús cuando hablaba de negarse a sí mismo. Para que Jesús puede estar en primer lugar uno tiene que aminorarse, uno tiene que llenarse de humildad y sólo así, con humildad verdadera, es posible acercarse a Jesús, negándose a sí mismo con humildad. (26.5.2011)

 

- Quien se acerca a Jesús se niega a sí mismo. Si no controláis ese "yo" que tenéis tan fuerte, si la soberbia no la batalláis claramente, ese "yo" impedirá que podáis acercaros a Jesús. Sin humildad no podéis acercaros a Jesús, y el que es humilde se niega a sí mismo, no se pone encima de un pedestal para ser alabado o aplaudido, huye de esto, porque es sabedor de que no es bueno para el alma y la mete en tentación peligrosa. Los que son tenidos por mejores tienen una tentación mayor, la vanidad sube y la soberbia se engorda, la humildad escapa y, entonces, el acercamiento a Jesús no es posible. (2.6.2011)

 

3.- Quien se acerca a Mí me defiende en todo y en todos, combatiendo al mal en todas sus formas.

 

- Jesús os decía, también, "quien se quiere acercar a Mí, quien se acerca a Mí, me defiende en todo y en todos combatiendo al mal en todas sus formas". Es una muestra, de que uno se está acercando a Jesús, la valentía. Quien se acerca a Jesús es valiente y defiende el Nombre de Jesús en todo y en todos; pero para defender, realmente, a Jesús delante de los demás hay que combatir al mal en todas sus formas, y bien que se disfraza y os engaña. (26.5.2011)

 

- Jesús decía: "Quien se acerca a Mí me defiende en todo y en todos, combatiendo al mal en todas sus formas". Es entendible esto, pues no sería lógico buscar un acercamiento a Jesús olvidando quién Es. Quien se acerca a Jesús sabe que es Dios, y si es Dios y todo lo puede y es Padre verdadero vuestro ¿cómo no defenderle? ¿cómo no combatir al mal en todas sus formas si sabéis que se enfrenta con él? Si estáis con Dios estáis en contra del mal y, por tanto, esto debe notarse. Si veis a vuestro alrededor como el mal hace presa suya a almas no podéis quedaros de brazos cruzados. Hay oración poderosa, hay acción eficaz también, hay palabra necesaria que puede abortar situaciones peligrosas para las almas. No podéis decir que os acercáis a Jesús y vivir con cobardía dejando que el mal a vuestro lado se presente con claridad y no combatirlo. No podéis decir que os acercáis a Jesús porque vais a la Santa Misa y rezáis un ratito delante del Sagrario y luego vivís ajenos a esa Presencia como si ya no estuviera cerca de vosotros Jesús. Jesús está en todo y en todos y, por tanto, debéis defenderle en todo y en todos. (2.6.2011)

 

4.- Quien se acerca a Mí es Cirineo de todos los que le rodean.

 

- Quien se acerca a Jesús reconoce la cruz que le ha tocado llevar y ayuda a los demás con sus cruces, esta pista recuerda a la primera. Quien se acerca a Jesús se abre a los demás, pero va más allá, no solo es acercarse al hermano con verdadero amor, sino brindar ayuda para soportar el peso de las cruces que, a veces, aplastan el alma, la ahogan y, muchas veces, sois conocedores de tristezas y problemas de otros y no sois Cireneos de nadie. Si os acercáis a Jesús, Jesús quiere veros ayudando a otros con sus cruces, no solamente la palabra es necesaria para contentar a Jesús, la acción también se está esperando de vosotros por los demás. (26.5.2011)

- Quien se acerca a Jesús demuestra ese acercamiento ayudando a todos los demás. Quizá ayudar a un desconocido cueste un poquito al principio. Cuando ayudaron a Jesús a llevar la cruz, esa ayuda no fue una ayuda espontánea, fue una ayuda provocada, obligada por otros, pero Jesús tocó el corazón de aquel que le ayudaba. Fijaos, si vosotros ayudáis a otros, ese Jesús que está en el corazón de vuestro hermano tocará vuestro corazón, no lo dudéis. No podéis decir que os acercáis a Jesús y estar ajenos a los sufrimientos y a las cruces de los demás, preocupados sólo de la vuestra. Esta pista se parece a la primera en la que Jesús os decía que para acercarse a Él hay que abrirse también a los demás, pero abrirse a los demás habla más bien de un amor compartido, entendido en una fraternidad y unificación que normalmente no vivís ni compartís.

 

5.- Quien se acerca a Mí celebra la vida, reconociendo en ella la oportunidad de salvación.

 

- Fijaos, quien se acerca a Jesús celebra la vida. Si uno dice estar cerca de Jesús y está quejándose continuamente de su vida no está acercándose a Jesús, por lo menos no a mi Hijo Jesús, no al Hijo de Dios, no a Dios Verdadero y Único. Quien se acerca a Jesús da gracias a Dios por la vida que le está siendo dada y que le permite alcanzar la salvación, porque celebrar la vida se sustenta en eso precisamente, en que es una oportunidad de salvación clarísima. Es una oportunidad que no debéis malgastar. (26.5.2011)

 

- No se puede hablar de acercamiento a Jesús con tristeza, porque hablamos de Dios, del que todo lo puede, del que os está dando la vida que os permite salvaros. Si uno reconoce que es Dios, si uno reconoce que Jesús es el Creador en realidad, uno debe celebrar la vida y debe notarse en la alegría. Hay momentos humanamente dolorosos, fuertes, duros, y la tristeza acude a vosotros, mas no debe ser una tristeza que se eternice, pues en esto el mal hace fiesta. Estáis de paso, la muerte no existe, el alma prevalece, dejáis de ver cuerpos, que además se han ido deteriorando, muchos de ellos, con el paso del tiempo, pero el alma está ahí, el alma sigue viva; tristeza ¿por qué, entonces? Tenéis que preocuparos de pedir por los que van partiendo para que tengan un estado, allá en el Cielo, ganado o mejorado con vuestra oración y preocuparos vosotros de alcanzar también un buen estado tras la partida. Quien se acerca a Jesús, quien, realmente, se acerca a Jesús vive celebrando la vida, si no, no se está acercando a Jesús. Quien se está quejando continuamente de la vida que lleva no está celebrando la vida. La vida está llena de circunstancias, de pruebas, vuestras almas necesitan de esas pruebas, aunque no lo comprendáis bien. Vuestras almas necesitan ganar ese Cielo a pulso. Usando bien vuestra libertad podéis salvar vuestras almas. La libertad la tenéis todos regalada por Dios y nada ni nadie debería aminorarla como ocurre, ataduras sin sentido. De esto hablaremos más adelante. Celebrando la vida os quiere ver Jesús, por eso cada jueves ha pedido Jesús que no deje de cantarse esta bella oración. (2.6.2011)

 

6.- Quien verdaderamente se acerca a Mí no está ajeno a Su presencia maternal.

 

- Jesús habla de un acercamiento efectivo a su Sagrado Corazón a través de mi Corazón Inmaculado de Madre. Os he dicho más de una vez que hay caminos en los que no se me reconoce, no se me considera como guía válida para el alma y, sin embargo, son caminos que acercan las almas hacia Dios a través de las cosas bien hechas y el respeto a los demás; pero Jesús añadía esto con contundencia, así se escuchaba y se trasmitía. Jesús espera veros acercándoos de mi mano, porque si Jesús advierte rechazo a su Madre del Cielo se disgusta. Yo hablaba de caminos en los que no se me reconoce, pero que no se me reconozca no significa que haya faltas de respeto. Si no hay faltas de respeto simplemente Jesús recibe al alma que se le acerca, digamos, de forma diferente a si yo misma le acerco a las almas, pues esa es la misión que Dios me ha dado y Él quiere ayudarme en esta misión y por eso añadía esta última frase que se convertía en consejo para todos los que estaban allí y vosotros también que ahora escucháis. Si queréis, realmente, acercaros a Jesús, íntimamente cercanos queréis estar, no estéis ajenos a mi existencia cercana a vosotros, a mi presencia cercana a vosotros. Yo mejor que nadie conozco a Jesús, yo sé cómo acercaros a ese Sagrado Corazón lleno de fuego por el amor que siente por cada uno de vosotros. (26.5.2011)

 

- Jesús, aquí quería transmitiros, en realidad, su deseo, su anhelo, de que no os acerquéis solos a Él, sino ayudados de vuestra Madre del Cielo. Sus palabras han confundido a algunos pero es Jesús, es Dios, quien las ha dicho, no vuestra Madre del Cielo. Comentarios no he de hacer, pues, a esta sexta pista que daba Jesús. (2.6.2011)

 

Es importante revisar, a ver si uno está haciendo lo que Jesús ha recordado, porque si falláis en una, sabéis que no lo estáis haciendo bien aún; y cada día hay que bajar la cabeza, y hay que recuperar la humildad, y hay que recuperar la caridad, y hay que recuperar la valentía. Cada día debierais orar con vuestra Madre del Cielo. Son consejos, más consejos, que recibís en esta bendita posada. (2.6.2011)

descargar en PDF

Página principal